Cuando te encuentras en la recta final del embarazo y se acerca el momento de dar a luz, es hora de planificar qué vas a necesitar para ir al hospital: documentos para el ingreso, tu maleta y la canastilla del bebé.

La recomendación es que lo tengas preparado y a mano a partir del séptimo mes de embarazo, por si se adelanta y hay que salir antes de lo planeado.

Allí donde hayas decidido dar a luz, te darán una lista con lo que tienes que llevar, pero hagamos un repaso y añadamos cosas que te serán de utilidad.

Lo primero que debes tener controlado y a mano es la documentación necesaria para tu ingreso, procurad no olvidarla:

  • Tu DNI y el del del padre.
  • El libro de familia para registrar al bebé. Si no lo tenéis, podéis solicitarlo en el registro civil.
  • Tu tarjeta sanitaria o el seguro médico correspondiente.
  • La cartilla de embarazo, o la documentación correspondiente al mismo (carnet de la embarazada, resultados de pruebas, etc…).
  • Si habéis hecho un plan de parto debéis entregarlo al momento de ingresar.
  • Un bolígrafo.

 

Los imprescindibles para la madre

 

Ahora toca organizar las cosas que necesitarás mientras estés ingresada. Piensa que es posible que, finalmente, deban practicarte una cesárea, con lo que vuestro tiempo en el hospital se alargará unos días más.

Para una mayor comodidad, procura que tu ropa sea fácil de poner y quitar, y tus maletas cómodas y manejables. Necesitarás:

  • Una bata de maternidad: bata ajustable y de tejidos naturales.
  • Dos o tres camisones abiertos por delante, para facilitar la lactancia.
  • Dos pares de zapatillas: unas cómodas y amplias de andar por casa, y unas chanclas para entrar en la ducha.
  • Dos o tres pares de calcetines, finos y suaves.
  • Dos sujetadores de lactancia: si tienes pensado dar el pecho, cómpralos con abertura en la parte delantera.
  • Discos absorbentes de lactancia: para la protección del pezón y evitar que las pérdidas de leche vayan a la ropa. Deberás cambiarlos a menudo para evitar gérmenes.
  • Crema para el cuidado del pezón: por si la lactancia te produce grietas o irritación.
  • Doce braguitas posparto, desechables o de algodón: por las pérdidas posteriores al parto, aunque puedes optar por las compresas posparto (compresas hipoalergénicas de algodón. También puedes llevar una faja posparto para recoger tu barriguita de madre reciente.
  • Una bolsa para la ropa sucia.
  • La bolsa de aseo: con cepillo y pasta de dientes, gel neutro, champú, crema hidratante facial y corporal, tu maquillaje (si quieres), protector labial, toalla para la ducha y el aseo, y un secador de pelo pequeño.
  • Llegará el día de volver a casa y necesitarás ropa para salir a la calle, intenta que sean prendas anchas.
  • Finalmente, tu móvil (con él podrás hacer fotos), cargador y algo para entretenerte (un libro, música, revistas, etc…).

 

¿Qué incluir en la canastilla del bebé?

 

Una vez hecha tu maleta, toca preparar la canastilla del bebé. Lo más practico es llevar en la canastilla del bebé cuatro o cinco conjuntitos completos, en bolsas individuales y separadas, para facilitar el trabajo de las enfermeras y asegurarte que le visten como quieres.

Los conjuntos pueden ser: camiseta y ranita, bodi, pelele o pijama. E irán acompañados siempre de: calcetines o patucos, gorrito de lana o algodón y babero para lactancia.

La canastilla de bebé debe incluir también:

  • Uno o dos paquetes de pañales de recién nacido.
  • Un paquete de toallitas húmedas desechables.
  • Aceite o leche limpiadora.
  • Jabón neutro y esponja suave para bebés.
  • Crema para el cambio de pañal.
  • Una manta para envolverlo, de lana en invierno y de algodón para el resto de estaciones.
  • Y, si quieres, colonia de bebé y un cepillo suave.

 

Recuerda que llegará el día de volver a casa, y ese día necesitarás: capazo portabebés o sillita de coche homologada, una muda para el bebé, un arrullo o fular para protegerle del frío y un conjuntito para que salga a la calle.