Donar sangre es un acto solidario que no implica inversión económica alguna para el donante de sangre y supone un regalo inestimable, tanto para quien la recibe como para las personas de su entorno.

Si todos los posibles donantes convirtiéramos la donación de sangre en un hábito (cada cuatro o seis meses), cubriríamos todas las necesidades de sangre y derivados. Pero, actualmente, sólo el 5% de los posibles donantes de sangre dona sangre cada año.

La sangre es un tejido vivo que no puede manufacturarse ni almacenarse indefinidamente.

En su parte líquida (plasma) hay, principalmente: agua, sales, proteínas y las células sanguíneas. En su parte sólida (células sanguíneas): glóbulos rojos (transportan oxígeno de los pulmones a tejidos y órganos), glóbulos blancos (combaten infecciones) y plaquetas (ayudan a la coagulación de la sangre).

Cada tres segundos alguien, en alguna parte del planeta, necesita un donante de sangre y nueve de cada diez personas necesitarán una trasfusión de sangre en algún momento de su vida; sangre que deberá ser compatible con su grupo sanguíneo para poder recibirla.

Algún día podrías ser tú, o alguien de tu entorno, quien la necesite.

En el caso de que te estés preguntando qué beneficios puede aportarte, donar sangre mejora el flujo sanguíneo, estimula la producción de nuevas células sanguíneas, equilibra los niveles de hierro en sangre, ayuda en la depuración de los triglicéridos, reduce el riesgo de accidentes cardiovasculares, al donar sangre recibimos información de nuestro estado general de salud y es un acto voluntario que nos hace más vitales, más humanos y mejores personas.

 

Requisitos para donar sangre

 

Si no has donado sangre nunca, pero quieres empezar, seguro que tienes dudas sobre si tu estado de salud, o tus condiciones físicas, te lo permiten. Hagamos un repaso de los requisitos para donar sangre.

Donar sangre requiere tener entre 18 y 60 años, pesar más de 50 kg y estar bien de salud.

A partir de los 60 años solo podrás donar sangre si eres donante habitual; tras haberlo consultado con el médico.

Los casos en los que es totalmente seguro donar sangre, son:

  • Si estás tomado anticonceptivos o medicación para el colesterol, aunque es preferible consultar previamente con el médico.
  • Con respecto a enfermedades o dolencias, puedes donar sangre al momento si tienes el colesterol alto, durante la menstruación, siendo celíaco, si padeces hepatitis tipo A, si eres alérgico (pero no tomas medicación) o si eres diabético (pero no usas insulina).

Los casos de exclusión temporal para donar sangre, son:

  • Tomando antiinflamatorios no esteroideos o productos con ácido acetil salicílico, que te impondrán esperar seis días, una vez suspendido el tratamiento. Con antibióticos, quince días. Y con isotretinoína o finasterida, un mes.
  • En caso de infecciones, dos semanas, una vez superadas, para poder donar sangre. Y, con una anemia demostrada, cuatro meses.
  • Para asintomáticos confirmados de Covid-19, siete días desde el diagnóstico. Con síntomas leves o moderados, siete días desde la desaparición de los síntomas. Y, para los casos graves, catorce días desde el fin de los síntomas.
  • Tras una fiebre, quince días desde la recuperación total.
  • En caso de cirugías dermatológicas u odontológicas menores, siete días para poder donar sangre. Tras un aborto o un parto, seis meses. Y cuatro meses en caso de una endoscopia o cirugía mayor.
  • Si te sometiste a un trasplante o una trasfusión deberás esperar doce meses.
  • Si llevas tatuajes, piercings o te han aplicado acupuntura sin material desechable, puedes donar sangre trascurridos cuatro meses.
  • Con respecto a las vacunaciones: 48h con la vacuna de la gripe o la Covid-19, cinco días con la vacuna de la hepatitis y veintiocho días para el resto.
  • En ayunas, no puedes. Come algo, al menos una hora antes de donar sangre. Pero no comas copiosamente o te tocará esperar al día siguiente.
  • Si vas a practicar alguna actividad deportiva intensa en las siguientes doce horas, no debes donar sangre. Apúntate el día que tengas una jornada relajada.
  • Y, si viajaste al extranjero, veintiocho días a partir del regreso. En este caso, lo más prudente es visitar al médico antes de acudir a donar sangre.
  • Fumar antes de donar sangre no influye, pero sí el consumo de alcohol.

Con todo, es imperativo consultar al médico por adelantado.

Será prohibición rotunda de donar sangre cuando:

  • Seas menor de edad.
  • Peses menos de 50 kg.
  • Padezcas o convivas con hepatitis C o B y no estés vacunado.
  • Sufras Malaria (Paludismo), Cáncer, Chagas, enfermedad de Creutzfeldt-Jakob o enfermedades infecciosas, graves o crónicas.
  • Eres epiléptico o insulinodependiente.
  • Consumes drogas (o has consumido drogas en el pasado vía intravenosa o intramuscular).
  • Personas que hayan residido más de un año acumulativo en el Reino Unido entre 1980 y 1996.
  • Realizaste cualquier actividad de riesgo, con contacto de sangre o ausencia de preservativo.

 

El proceso de donar sangre

 

El proceso de donar sangre comienza con un cuestionario de salud y el consentimiento del donante. Luego nos realizan un examen médico, para comprobar que somos aptos.

Tras el examen, empieza el proceso de donar sangre, propiamente dicho; cómodamente sentados y con material estéril y de un solo uso.

Unos cuarenta minutos después, reposaremos mientras nos dispensan comida y líquidos.

La sangre de nuestro organismo se restablecerá en los sesenta días posteriores.

Para nosotros, son sesenta minutos sentados en un centro de donación. Para aquellos que la reciban, nuestra sangre marca la diferencia entre seguir un solo minuto más entre nosotros o toda una vida.

¡Hazte donante! Busca tu centro más cercano en la página del Ministerio de Sanidad del Gobierno de España.