El eucalipto procede de Australia y es un género de árboles de la familia de las mirtáceas, que incluye unas 700 especies de árboles y arbustos.

 

Eucalipto planta

 

Las especies de eucalipto más usados en farmacología y fitoterapia son: Eucalyptus globulus Labill., Eucalyptus polybractea R.T. Baker y Eucalyptus smithii R.T. Baker. Sus principios activos provienen de las hojas de eucalipto e incluyen: aceite esencial (1,8-cineol o eucaliptol en un 60/80%), ácidos fenólicos derivados del benzoico, ácidos fenólicos derivados del ácido cinámico, flavonoides, heterociclos oxigenados, taninos y triterpenos.

Podemos adquirir eucalipto como: aceite esencial, crema, hojas de eucalipto secas, hojas de eucalipto frescas, infusión, jarabe, planta de eucalipto viva, sus semillas, en tintura, en forma de caramelo o incluido en productos gastronómicos, farmacológicos y de higiene o belleza.

 

Propiedades del eucalipto

 

Como ya mencionamos, las propiedades medicinales del eucalipto provienen de sus hojas, ya sean secas, frescas o como aceite esencial, y son:

  • Antisépticas: sus sustancias fitoquímicas, con propiedades antimicrobianas y antifúngicas, son excelentes para limpiar, curar, desinfectar y facilitar el proceso de cicatrización de cortes, heridas, arañazos, llagas, úlceras y herpes, y también idóneas para infecciones de vagina o del tracto urinario, como cistitis o vaginitis.
  • Antimicrobianas: elimina bacterias y microbios en las vías respiratorias, como resfriados, traqueítis, sinusitis o bronquitis. Al combatir microorganismos perjudiciales, también ayuda a mejorar nuestras defensas, reforzando el sistema inmunitario.
  • Antiinflamatorias y antirreumáticas: se usa para problemas en las vías respiratorias, dolores musculares, como artritis reumatoide o artrosis, y para reducir la fiebre, el dolor de cabeza y la migraña.
  • Aromaterapia: el fuerte aroma del eucalipto elimina o evita bichos que puedan picarnos y causarnos enfermedades. Su aroma también disminuye el estrés y el cansancio.
  • Astringentes: ayuda a mejorar problemas dermatológicos como acné, espinillas, dermatitis y otras afecciones similares.
  • Diabetes: algunas de sus sustancias ayudan a regular el azúcar en sangre.
  • Expectorantes: facilita la expulsión de la mucosidad que nos impide respirar, elimina la tos e inhibe la irritación bronquial, siendo apropiado para la bronquitis crónica o aguda y para el resfriado.
  • Higiene bucal: sus propiedades contribuyen en el tratamiento de llagas, aftas bucales, gingivitis y halitosis, siempre que no derive de problemas gástricos que exijan una revisión médica.

El uso de plantas medicinales con fines terapéuticos es un proceso de medicación que debe ir acompañado por un profesional sanitario. Consulta al farmacéutico qué formato de planta de eucalipto es adecuado para tus propósitos y tu estado de salud.

 

Contraindicaciones del eucalipto

 

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) abala el uso de las hojas de eucalipto y su aceite esencial para aliviar la tos asociada a resfriados y su uso tópico en dolores musculares localizados. Adicionalmente, la Cooperativa Científica Europea sobre Fitoterapia (ESCOP) también aprueba el uso de su aceite esencial como tratamiento complementario en afecciones respiratorias obstructivas (bronquitis y asma, entre otras), resfriados y, por vía tópica, para trastornos reumáticos.

Pero, el uso de hojas de eucalipto y su aceite esencial está contraindicado en menores de 30 meses y no está recomendado en menores de 12 años, niños que hayan sufrido convulsiones de cualquier tipo, ni durante el embarazo o la lactancia. Nunca debe aplicarse directamente en la cara y la ingestión de 10-30ml de su aceite esencial es letal en adultos. Además, dosis elevadas podrían provocar ardor epigástrico, broncoespasmos, convulsiones, dolor abdominal, perdida de consciencia, problemas respiratorios, reacciones neurológicas, taquipnea, trastornos digestivos y vómitos espontáneos.

Los baños con eucalipto deben evitarse si padecemos lesiones graves en la piel, heridas abiertas, infecciones severas, fiebre elevada, trastornos circulatorios graves o insuficiencia cardíaca. Su ingestión oral debe tomarse con precaución en caso de inflamación o úlcera gastrointestinal y los adolescentes, menores de 18 años, deben rehuir su tintura.

Aunque no se han descrito interacciones en sus preparados a base de hojas de eucalipto ni en su aceite esencial, in vitro e in vivo su aceite esencial puede inducir la actividad de enzimas microsomiales hepáticas y reducir la actividad de otros medicamentos.