A la pasiflora, cuyo nombre científico es: Passiflora incarnata L., también se la conoce como ‘pasionaria’ o ‘flor de la pasión’.

Se trata de una planta trepadora y perenne, de la familia de las Passifloraceae, que cuenta con alrededor de 360 especies aceptadas.

Originaria del centro y el sur de América, donde su uso terapéutico se remonta al año 8000 a.C, no fue hasta 2005 que se elaboró, en la Farmacopea Europea, un extenso trabajo explicativo sobre las propiedades medicinales de la pasiflora.

Hoy día, está aceptada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) como planta medicinal con propiedades sedantes y ansiolíticas.

 

Propiedades medicinales de la pasiflora

 

Las flores y frutos de la pasiflora, contienen principios activos que ofrecen propiedades medicinales a esta planta trepadora.

Entre estos principios activos, encontramos: aminoácidos, aceite esencial, ácidos fenólicos, cumarinas, esteroles, flavonoides, glucósido cianógeno y trazas de alcaloides de tipo indólico.

Partiendo del hecho de que tanto la EMA como la ESCOP (Cooperativa Científica Europea sobre Fitoterapia) avalan las propiedades sedantes y ansiolíticas de la pasiflora, procedemos a enumerar sus principales propiedades terapéuticas:

  • Tratar la ansiedad y el insomnio: es indiscutible la efectividad de la pasiflora para el tratamiento de los síntomas de la ansiedad y el insomnio; demostrando ser incluso más eficaz que algunos de los actuales fármacos ansiolíticos.
  • Aliviar cólicos y dolores menstruales: las propiedades antiinflamatorias, antiespasmódicas y analgésicas de la pasiflora, la convierten en una gran aliada contra los síndromes premenstruales o los dolores de la menstruación.
  • Combatir el dolor de cabeza y la migraña: sus propiedades analgésicas también garantizan su efectividad contra los dolores de cabeza recurrentes, los mareos e incluso los vértigos.
  • Favorecer la salud gastrointestinal: gracias a sus efectos antioxidantes y antiespasmódicos, la pasiflora alivia indigestiones, dolor de estómago, estreñimiento, gastritis o colitis; siendo eficaz hasta frente al helicobacter pylori.
  • Propiciar la salud de la piel: la pasiflora nos ofrece un aceite esencial con propiedades antioxidantes, que favorecen la restauración de la epidermis y mejoran la piel de las personas con acné.
  • Relajar algunos síntomas de la menopausia: debido a su capacidad de tatar problemas de insomnio, ansiedad, dolores de cabeza o irritabilidad, la pasiflora ha demostrado ayudar a relajar varios síntomas de la menopausia, como: sofocos, cambios de humor o insomnio.
  • Reducir el síndrome de abstinencia: apoyándonos en sus propiedades sedantes, ansiolíticas, antioxidantes y antiespasmódicas, la pasiflora es de gran ayuda si nos enfrentamos al síndrome de abstinencia. Dicho síndrome va ligado a personas que dejan de fumar, personas que padecen alcoholismo y adictos a otros tipos de drogas.

 

Productos preparados con pasiflora

 

Teniendo en cuenta las propiedades terapéuticas de la pasiflora mencionadas, podemos comprar pasiflora, de venta libre en farmacias: en formato independiente, acompañada de otras plantas medicinales o integrada en productos de cosmética y belleza.

Los principales modos de venta de la pasiflora, son: té o infusión, tintura, aceite esencial, jarabe, cápsulas y comprimidos.

No olvidemos que el uso de plantas medicinales para tratar dolencias es un proceso de medicación, y debe ir siempre supervisado por un profesional sanitario, ya sea un médico o un farmacéutico.

Preguntemos en la farmacia por el formato de pasiflora más adecuado a nuestra dolencia, la manera correcta de usarlo y su posible interacción con otras plantas medicinales o fármacos que estemos tomando.

 

Contraindicaciones en el uso de la pasiflora

 

Aunque la pasiflora está considerada una planta medicinal segura, también recibe contraindicaciones y efectos secundarios que debemos saber:

  • Una sobredosis de pasiflora puede provocarnos nauseas, mareos, problemas estomacales, acidez y desorientación.
  • La pasiflora no debe emplearse en personas alérgicas a sus componentes, en ninguno de sus formatos.
  • No deben consumirla las mujeres embarazadas ni en período de lactancia.
  • Se desaconseja su uso en menores de doce años, y bajo ningún concepto deben tomarla niños menores de dos años de edad.
  • Por su efecto sedante, no debe consumirse antes de conducir ni después de beber alcohol.
  • Está contraindicada en pacientes que sigan tratamientos farmacológicos que induzcan a la somnolencia.