La mastitis se presenta en forma de bultos en las glándulas mamarias. Puede ir acompañada o no de infección y, aunque generalmente afecta a mujeres en período de lactancia también alcanza a mujeres que no dan el pecho, que han entrado en la menopausia o a hombres; aunque los casos en varones son menos comunes.

 

Síntomas de mastitis y sus causas

 

Los síntomas de mastitis empiezan notando un área del pecho inflamada y sensible al tacto. Dicha inflamación se acompaña, posteriormente, por el enrojecimiento de la zona y un aumento de su temperatura. Después, sentiremos dolor, malestar general y nos subirá la fiebre a más de 38,5ºC. Si la mastitis se complica, puede originar un edema. En cuyo caso, habrá que drenarlo quirúrgicamente.

La causa más reiterada de padecer mastitis es por un conducto mamario bloqueado. Este bloqueo puede deberse a que la mama no se ha vaciado completamente tras el amamantamiento o a una estrangulación del pecho, bien por un golpe o bien por una presión importante y reiterada.

Otra causa recurrente son las grietas en los pezones, que pueden deberse a la succión del bebé o a la fricción constante del pezón con alguna prenda de ropa.

Otras posibles causas son: el cansancio o estrés excesivo, la mala alimentación, la falta de higiene o el tabaquismo.

 

Cómo tratar una mastitis

 

Lo principal, en caso de presentar síntomas de mastitis, es acudir al médico a que evalúe nuestro caso y determine tanto la causa como el tratamiento a seguir.

Aun así, es conveniente informarse sobre cómo tratar los síntomas de la mastitis mientras esperamos la visita.

En caso de no estar amamantando, podemos:

  • Aplicar un apósito sobre la zona perjudicada. Consulta en la farmacia el apósito más adecuado para tu dolencia.
  • Usar un top de corredor, que evite el roce de la ropa con la zona.
  • Aplicar compresas frías, unos 15/20 minutos y entre tres y cuatro veces al día.
  • Descansar adecuadamente.
  • Beber mucho líquido.
  • Cuidar la higiene.
  • En caso de grietas, existen cremas antisépticas y antiinflamatorias. Pregunta en la farmacia por la crema más adecuada a tu caso particular.
  • Si fumas, plantéate el dejarlo. Pregunta al farmacéutico por el medicamento para dejar de fumar que mejor se adecue a tu estado de salud y a tu estilo de vida.

En la visita médica, lo más probable es que nos receten analgésicos y antiinflamatorios. Si nos diagnostican una infección, nos prescribirán antibióticos.

Cuando nos encontremos en período de lactancia:

  • Lo principal es no abandonar la lactancia, pues la mastitis no es perjudicial para el bebé y la lactancia ayuda a la madre a eliminar la infección. Cuanto más amamantemos, más limpios tendremos los conductos. De hecho, es muy posible que los síntomas de la mastitis empeoren si decidimos, de golpe, abandonar la lactancia.
  • Empieza amamantando con el pecho afectado y asegúrate de que los pechos se vacían por completo.
  • Evita la sobrecarga persistente de los pechos antes de amamantar. Para ello, puedes vaciarte un poco antes, bien maulamente o bien usando un sacaleches.
  • Varia la posición al amamantar, pero asegúrate de que el bebé succiona correctamente.
  • Durante la lactancia puedes masajear el pecho, desde la zona perjudicada hacia el pezón.
  • Aplícate compresas frías tras amamantar, unos 15/20 minutos y de tres a cuatro veces al día.
  • Utiliza cremas antiinflamatorias y antibacterianas seguras para el bebé. Pregunta al farmacéutico por la crema más adecuada a tu caso particular.
  • Complementa tu dieta con probióticos.
  • Bebe muchos líquidos.
  • Descansa adecuadamente.
  • Usa sujetadores que agarren bien, pero que no presionen el pecho.
  • En caso de no poder amamantar, continúa con las extracciones de leche sirviéndote de un sacaleches.

Es posible que el médico nos recete antibióticos o analgésicos. En tal caso, podemos continuar vaciando nuestros pechos mediante alguno de los diferentes tipos de sacaleches que podemos adquirir en la farmacia.

 

Plantas medicinales contra la mastitis

 

El primer paso ante los síntomas de mastitis es pedir visita con un especialista. No olvidemos que el uso de plantas medicinales con fines terapéuticos es un proceso de medicación y tiene que ir siempre supervisado por un profesional sanitario.

Entre las plantas medicinales que nos ayudarán a eliminar la infección y a aliviar los síntomas de la mastitis, encontramos:

  • Ajo: remedio de uso interno para procesos infecciosos.
  • Cebolla: planta de uso interno con propiedades bactericidas.
  • Col: planta de uso externo para aliviar el dolor.
  • Tomillo: aplicado externamente, ayuda a eliminar la infección.
  • Zanahoria: aplicado como cataplasma, ayuda a reducir el ardor y la sensibilidad.

Consulta en la farmacia cuál es la planta medicinal que mejor se adapta a tus síntomas y el modo de usarla correctamente.