Cuando nuestra dieta alimentaria no es suficiente para nutrirnos de vitamina D deberíamos recurrir a suplementos vitamínicos que nos ayuden a alcanzar los niveles recomendados para llevar una vida saludable.

Existen múltiples motivos que podrían hacernos padecer una insuficiencia de vitamina D. Puede deberse a los medicamentos que tomamos, a que no comamos los alimentos adecuados, a un problema de mala absorción de dicha vitamina, a una falta de exposición solar o a que nuestros riñones o hígado no convierten la vitamina D en su forma activa. 

También puede venir provocado por nuestra piel, que no produce vitamina D mientras está expuesta a la luz solar o porque tenemos una piel oscura que posee una menor capacidad para producir esta vitamina, podría venir determinada por un problema de obesidad o bien estar relacionada con una enfermedad celíaca o por la enfermedad de Crohn.

 

Suplementos de vitamina D, tipos

 

Podemos adquirir suplementos de vitamina D en nuestra farmacia de confianza y sin receta médica, pero la recomendación sanitaria es consultar con nuestro médico o farmacéutico antes de consumir dichos complementos, porque pueden provocarnos sobredosis de vitamina D, interactuar con otros medicamentos o suplementos que estemos tomando, o provocarnos reacciones alérgicas.  

Existen dos variantes principales de suplementos de vitamina D:

Suplementos de vitamina D3 o colecalciferol: Es un complemento a nuestra dieta diaria (complementa, no sustituye), y pertenecen a la clase de medicamentos análogos de la vitamina D. Su trabajo consiste en ayudar a nuestro organismo a sacar todo el rendimiento posible al calcio de los alimentos que ingerimos, con el objetivo de conseguir unos huesos, músculos, nervios y un sistema inmunitario más fuerte. 

Se pueden usar individualmente o bien en combinación con otras vitaminas o medicamentos, y se presenta en varias formas: cápsulas, cápsulas de gel, gel masticable, tabletas o gotas líquidas.

Hay que tomarlo a la misma hora cada día y siguiendo las instrucciones de nuestro médico o farmacéutico de confianza, tanto para cantidades como para su frecuencia.

Los posibles efectos secundarios de los suplementos de vitamina D3 son: pérdida de apetito, pérdida de peso, náuseas,vómitos, estreñimiento.

Suplementos de vitamina D2 o ergocalciferol: También es un complemento a nuestra dieta diaria (complementa, no sustituye), y también pertenecen a la clase de medicamentos análogos de la vitamina D. Es el más utilizado en suplementos vitamínicos y alimentos enriquecidos y, al ser de origen vegetal, es la opción más escogida por las personas veganas. Su trabajo consiste también en ayudar a nuestro organismo a sacar todo el partido del calcio que ya se encuentra en los alimentos.

Se presenta en forma de cápsulas y se toma una vez al día, tragando la tableta (sin masticarla ni triturarla) y siguiendo las instrucciones de nuestro médico o farmacéutico de confianza, tanto para cantidades como para su frecuencia.

Los posibles efectos secundarios de los suplementos de vitamina D2 son: piel pálida, cansancio, dificultad para pensar con claridad, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, estreñimiento, sed, pérdida de peso, somnolencia, dolores musculares, rigidez muscular o debilidad muscular.

 

Consecuencias de los niveles bajos de vitamina D

 

La consecuencia directa de padecer un déficit de vitamina D es que perdamos densidad ósea, lo que hace que nuestros huesos sean más débiles y tengamos mayor probabilidad de sufrir fracturas óseas y dolores en huesos, músculos o articulaciones (osteoporosis u osteomalacia). Y esta podría considerarse la consecuencia menos grave, pues un déficit de vitamina D puede llevarnos al raquitismo (posible en bebés, a los que dedicaremos una mención especial), la diabetes, el cáncer o la esclerosis múltiple.

Por ello es muy importante que cuidemos nuestros niveles de vitamina D y que, en el caso de no poder adquirir dicha vitamina a través de medios naturales, consultemos con nuestro profesional sanitario de confianza la conveniencia, o no, de tomar suplementos vitamínicos en este sentido.